Soy feminista by Habichuelas Mágicas

Cada vez que una mujer dice “yo no soy feminista”:
  • Una mujer muere asesinada por el hecho de ser mujer
  • Una mujer es violada
  • Una mujer es vendida o alquilada
  • Una mujer sufre mutilación genital en el parto (episiotomía)
  • Una niña se casa con un señor
  • Una niña no puede ir al colegio
  • Una niña sufre mutilación total del clítoris (ablación)
  • Una niña es vendida o alquilada
  • Una niña es violada
  • Una niña muere asesinada por el hecho de nacer niña
Y lo de cada vez que una mujer dice es una licencia literaria que me acabo de tomar. Pero resulta que esto pasa en cada momento, a miles de mujeres, ahora mismo, cuando acabe de escribir este post y cuando me vaya a la cama esta noche.
Lo siento, pero me parece una aberración que con este panorama haya mujeres que digan que no son feministas. A veces incluso así, por las buenas, sin que les preguntes. Aparece el feminismo remotamente nombrado en una frase y se apresuran a aclarar: Yo no soy feminista. Casi con aspavientos, caminando hacia atrás, como si tener algo que ver con el feminismo fuera lo peor que pudieran pensar de una, como si el feminismo fuera algo así como adorar a Satán.
No, yo no soy feminista, no soy una feminazi, no soy una marimacho, no soy una bruja.

feminismo

Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’.

1. m. Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.
¿Crees en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres? Pues entonces eres feminista. Todo lo demás es feminismo mal entendido y feminismo desprestigiado. Te diré más: Ni siquiera hay que ser una mujer para ser feminista, y sí, también hay hombres feministas.
¿Sigues sin convencerte? Vuelve a leer la definición. Es tan simple que da risa que alguna vez hayas defendido lo contrario. Solo leyendo la definición te darás cuenta de lo ridículos que son los peros, las afirmaciones del tipo ni machismo ni feminismo: igualdad. Porque el feminismo es igualdad, señoras, y ya basta de esconderse de él como si hubiera hecho algo malo. Al contrario. El feminismo ha conseguido que podamos desde estudiar hasta votar en unas elecciones. Y puede que algún día el feminismo consiga equiparar sueldos y una mayor representación de mujeres en puestos de poder.
¿Qué por qué hay que luchar por los derechos de las mujeres y no de los hombres? Pues porque los hombres ya los tienen. Es que también es tan simple que da risa, y hasta vergüencica ajena tener que dar explicaciones a eso.
Las feministas no pretendemos exprimir el esperma de los hombres y extinguirlos, inseminándonos artificialmente y abortando a los fetos varones. El feminismo ni siquiera es darle la vuelta a la tortilla, y que los hombres pasen al rango inferior y las mujeres dominen el mundo. Es más, si tanto miedo hay de que así fuera, es porque en realidad sabemos que hay una parte privilegiada y otra oprimida, y a esa parte privilegiada le da pavor pasar al otro lado. No hablo con esa parte. No discuto con trolls que mienten y ofenden desde su privilegio y que nunca van a querer admitir lo que es el feminismo, que les conviene tener y difundir la imagen distorsionada de él. Hablo con mujeres equivocadas, porque yo también estuve equivocada. Incluso en este blog, recuerdo haber dicho no ser feminista cuando estaba desinformada. Pero en cuanto leí un par de blogs, y sobre todo la definición (que no tiene discusión posible) en lugar de discutir me puse del lado que me tocaba. Y eliminé esa frase del post que la contenía, porque fuera ya de mi ignorancia, la frase “no me considero feminista” sí me da vergüenza.
Feminismo Blog
http://haikita.blogspot.com.es
Dale la vuelta a esta locura y tendrás el mundo en el que vivimos.
Que ser feminista no es necesariamente ser activista, igual que no todos los creyentes van a misa. Que hay feministas que enseñan las tetas y feministas que no desean cosificarse a sí mismas. Que hay feministas mujeres y hay feministas hombres. Y que el feminismo es avance y progreso, para las mujeres y para la población mundial.
Yo digo y me gusta decir que soy feminista, que en mi casa no hay estereotipos de género de ningún tipo, que educo a mi hija en conceptos de igualdad, desde ponerse la ropa que quiera a que cuando sea mayor podrá ser lo que quiera ser. Y lo más importante, educaré a mi hijo en los mismos términos de igualdad, y además en el respeto a las mujeres desde su pivilegio de hombre blanco. Porque esa también es otra: educar a un hombre blanco en una sociedad blanca para que defienda y respete sus raíces afro, también tiene que ser un reto.
Pero eso ya es otra historia…

Carta de una madre a Soraya Sáenz de Santamaría

Querida: Me hirvió la sangre, me chirriaron los dientes y me clavé las uñas en las manos cuando te vi el domingo en la televisión sonriendo a pantalla y vendiendo humo político mientras respondías a las preguntas diciendo “el crío”.

Antes de que creas que esta es una crítica gratuita de alguien que no comparte tus ideas políticas te diré que la hostilidad que me has provocado no tiene nada que ver con tu perfil político. Va por otro lado….y es mucho peor.

Apuesto a que pensabas que aparecer públicamente en tu “trabajo” una semana después de dar a luz iba a ser considerado una actitud ejemplar, un modelo a seguir. Apuesto a que pensaste que cuando la gente te viera, iba a decir: Mírala, que responsable y que sacrificada…una semana después de dar a luz y ya está en su puesto de trabajo, dándolo todo por el país. Es una tía en la que se puede confiar porque es trabajadora y responsable”.

Seguro que pensaste eso, y estabas tan contenta. Te voy a explicar lo que significa que tú estés currando a una semana de dar a luz. Voy a explicarte muy clarito las implicaciones que tiene tu sentido absurdo de la responsabilidad y tus ganas de pegar el careto.
1.- Conseguir que las mujeres tuvieran derecho a un permiso de 16 semanas para cuidar de sus hijos, ha costado mucho trabajo y esfuerzo. Ha exigido concienciar a los empresarios y empleadores de lo necesario que era ese periodo de tiempo para cuidar al bebe. Son 16 semanas, sé que se pueden hacer largas por propia experiencia, pero tampoco son un periodo tan largo como para que no hubieran podido pasar sin ti en tu supercurro. Que tu aparezcas a la semana de dar a luz en el curro…lo que dice es “las 16 semanas son superfluas…se puede volver a currar en cualquier momento”.
2.- Lamentablemente se supone que tú debes dar ejemplo…a alguien. Tranquila que no son muchas mujeres las que te tienen como ejemplo, pero igual que se supone que un político debe ser un ejemplo de honradez, una mujer en la política debería dar ejemplo de lo importante que es saber conciliar, esa palabra con la que os llenáis la boca todas. Tu ejemplo es, yo no sé conciliar y básicamente me la pela, dejo al niño y me vengo a repartir ministerios y limpiar las sillas donde estaban los otros y ahora van a estar los míos.
3.- Tu aparición recién parida dice: “Tengo que volver al curro rápido porque si no lo mismo cuando vuelva después del permiso al que legalmente tengo derecho me han quitado el trabajo”. Que traspasado a la gente normal quiere decir, si os cogéis el permiso que legalmente os corresponde…lo lógico es que cuando volváis os hayan dejado de lado en vuestro trabajo.
4.- Ya sé lo que me vas a decir…es que mi trabajo tiene unas circunstancias concretas, es importante, es vital. Si, ya sé…tienes el síndrome de “mi trabajo es darle al ON del sol para que la humanidad arranque cada día”..pero tengo malas noticias para ti: tu trabajo es exactamente igual de importante que muchos otros y mucho menos importante que algunos que se me ocurren. O me vas a decir que jugar a conspirar, dar ruedas de prensa, hacer interpretaciones torticeras de la realidad y mirar cuanto poder tienes en la cartera es más importante que por ejemplo ser cirujana de trasplantes, profesora, enfermera o cualquier otra cosa de esas que de verdad sirven para algo.
Aún así, lo importante de esto no es si tu trabajo es o no es vital para la humanidad, si tú estas contenta por mi estupendo. Lo grave es el mensaje que das: vosotras piltrafillas con vuestros puestos de cajeras, secretarias, comerciales, dependientas, administrativas de cualquier clase, ingenieras, arquitectas, ópticas, químicas, físicas…, podéis tener un permiso de 16 semanas porque al fin y al cabo vuestros trabajos son poco importantes…yo como soy guay y quiero ser más guay todavía no puedo cogerme esas 16 semanas. Es decir, “si queréis tener un buen trabajo de responsabilidad y que os respeten…amigas…no os cojaís la baja de maternidad”.
Años de pelear por algo a la puta basura por tu afán de protagonismo.
5.- Conciliación es una palabra que en tu boca suena a insulto. Conciliar no es lo que tú haces. Cuando estás forrada de pasta como para tener ayuda en casa que se quede con tu bebe RECIEN NACIDO o en tu curro son tan comprensivos como para llevártelo allí al despachito de 50 metros cuadrados…eso no es conciliación. Conciliar, reina mora…es ganar 900 euros, que no te den plaza en una guardería pública, que tu familia viva lejos y no puedan ocuparse del bebé y tener que currar 8 horas clavadas sin posibilidad de decir: uy…no vengo que el bebé está malo…y a pesar de todo…conseguir organizarte para ser buena en el curro y ocuparte de tus hijos… Quiero decir que si buscas conciliar en el diccionario, jamás saldrá tu foto.
Para que veas que no soy tan malvada como para decirte que deberías haberte privado….ELIMINADO…perdón…de la fiesta por el triunfo, entendiendo que quisieras ir a celebrarlo a la oficina, con tus amigos y tus colegas. Tener un niño no significa no salir de casa para nada, pero…lo que te delató querida…es que tú no querías solo participar de la fiesta…querias pegar el careto, ser el perejil de todas las salsas, que quedara claro que nadie iba a quitarte el sitio…aún a costa de tu maternidad y tu “crio”….
Por supuesto que te estés saltando la ley que establece que las 6 primeras semanas son de OBLIGATORIO descanso para la madre.., ya ni lo considero, porque total… ¿para qué va a cumplir la ley una mujer que se supone que tiene y va a tener un papel fundamental en la promulgación de las leyes durante los próximos 4 años? Tonterías sin importancias…y ya se sabe…quien hace la ley hace la trampa.
Me jode hasta el infinito el uso torticero, interesado y fuera de la realidad que hacéis del embarazo y la crianza. Con vuestra pose lo único que conseguís es pisotear lo que han conseguido otras, burlaros de los esfuerzos diarios de mogollón de madres que trabajan fuera de casa, a las que les mola su curro, quieren hacerlo bien, tienen ambiciones por mejorar y a la vez cuidan de sus hijos lo mejor que saben.

Lo peor no es que me parezcáis unas memas…lo peor es que nos tomáis a las demás por memas.
Ahora, estoy esperando la próxima entrevista en la que digas que “la maternidad es lo más importante que te ha pasado, que te ha cambiado la vida y que como todas las mujeres tienes que hacer malabarismos para conciliar tu papel de madre y trabajadora”
…ya me estoy descojonando..por no llorar.

Fuente: http://molinos1282.blogspot.com/2011/11/querida.html
Fuente: http://alcorverde.blogspot.com/2011/12/sin-verguenzalibertad-carta-de-una.html

Campaña: “Menos cuentos chinos y más cuentos no sexistas”

Campaña: "Menos cuentos chinos y más cuentos no sexistas"

Dones en Xarxa expresa su malestar y su rechazo ante la manipulación de la campaña “Educando en Igualdad“. Por ello, iniciamos la contra-campaña: “MENOS CUENTOS CHINOS Y MÁS CUENTOS NO SEXISTAS”. Desde la misma, refutamos las falsedades que están proclamando ciertos medios de comunicación y que, por más que se repitan, no son ciertas. No más “cuentos chinos”. No más mentiras, ni artimañas.

Algunos “cuentos chinos”

Es un “cuento chino” que la campaña “Educando en Igualdad“ proponga vetar o censurar los cuentos infantiles. Lo único que pretende es que se realice una lectura crítica de los mismos, haciendo incapié en su contenido sexista. Por ejemplo, la perpetuación de determinados estereotipos de género. La campaña “Educando en Igualdad” pretende eliminar estos estereotipos, ya no en los cuentos, sino en la vida. Ese debería ser el reto de tod@s.

Fes click per veure la imatge ampliada 

Es un “cuento chino” que la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, haya sido la impulsora de la idea de prohibir los cuentos infantiles, a pesar de lo que quieren hacernos creer diversos medios como Libertad Digital, La Razón, El Semanal Digital o ABC. De hecho, la Ministra Aído ni siquiera se ha pronunciado sobre esta cuestión.

Algunos cuentos sexistas

En las últimas semanas se han realizado campañas para desprestigiar todas y cada una de las acciones a favor de la igualdad impulsadas por el Ministerio. La caverna mediática ha atacado medidas que forman parte del consenso político en materia de igualdad y que tienen la unanimidad en el ámbito parlamentario. Por ejemplo:

- La aplicación de criterios de igualdad en los estudios universitarios, duramente criticada por los medios de la derecha.

- La asignación de recursos al Observatorio de la Violencia de Género, que también ha sufrido el reproche de los mismos. (¿Cómo pretenden que se avance en la lucha contra la violencia de género si no se destinan fondos para su investigación?).

- Y ahora, la difamación de la campaña “Educando en Igualdad”, que lo único que hace es poner en práctica otro consenso básico: el de impulsar la igualdad desde la educación.

Estamos presenciando un ataque frontal contra las políticas de género y, en particular, una estrategia de “acoso y derribo” hacia la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y su Ministerio. El objetivo de tales engaños: frenar los avances en políticas de igualdad. Este hecho nos indigna. Todas debemos ser conscientes de que cada ataque perpetuado contra la Ministra es también un ataque a los derechos de las mujeres.

La verdad de la campaña

Nos parece injusta la tergiversación de los verdaderos objetivos de esta campaña, que son “formar a las alumnas y alumnos en actitudes y valores que les ayuden a compartir la vida desde el respeto”. Para más información, os recomendamos este artículo de Luz Martínez Ten, No queremos a Blancanieves fuera de la escuela sino que el príncipe comparta las tareas de palacio. Y aquí podéis consultar las guías de la campaña “Educando en Igualdad”.

¿Cómo participar en la campaña “Menos cuentos chinos y más cuentos no sexistas”?

- Únete a la causa que hemos creado en Facebook.

- Difunde este artículo a través de redes sociales como Facebook o Twitter y añádele la etiqueta #cuentos.

- Mándaselo a todos tus contactos de e-mail.

via http://www.donesenxarxa.cat/Campana-Menos-cuentos-chinos-y-mas